Armado de la mochila

Armado de la mochila

 El armado de una mochila, aunque no suene algo muy significativo, puede muchas veces serlo, sobre todo si uno ya ha pasado malas experiencias y sabe bien que por cargar más de lo indicado, o simplemente por no ordenar el material del modo correcto, cargar con nuestras cosas puede volverse una experiencia para olvidar. De este modo, para que la carga de viaje no sea un mal recuerdo, es preciso prepararse, y junto ello, recordar que el buen equilibrio de la mochila con el cuerpo es fundamental para el confort y mejor desempeño en el uso que le vamos a dar. Para comenzar, vale destacar que así como no hay una mochila que sirva para todo tipo de viaje (próximamente una guía sobre cómo elegir mochilas), tampoco existe una distribución ideal o predeterminada en cuánto a cómo ordenar al interior de ella los materiales de excursión. ¿Cómo se hace entonces? Bueno, la formula está en conocer bien qué tipo de trayecto se realizará, ya que la forma de distribución del equipo en la mochila cambia de acuerdo a la actividad a ser practicada. A modo de ejemplo, dividiremos los tipos de caminatas en tres, de acuerdo a su dificultad: caminatas suaves, intermedias y difíciles. Segmentación aconsejada de manera generosa por el blog Creadores de senderos. Por caminatas suaves entenderemos los recorridos por terrenos llanos y descampados, comúnmente asociados a salidas de  Camping y excursionismo. En estos casos se aconseja situar el material pesado lo más alto posible y cercano a la espalda, de forma de mantener el centro de gravedad de carga en la altura de los hombros. En...